Un barrionalista que quiere votar y las 5 patatas calientes del Prucés

Estándar

Hoy, una amiga, me ha preguntado si había escrito alguna cosa sobre Catalunya actualmente. Es verdad que últimamente en RRSS no paro de escribir del tema, pero hace tiempo que no reflexiono sobre que pienso yo de todo esto mas allá de la espontaneidad de las redes sociales.

Soy catalán, viviendo en Sevilla desde hace 8 años. Nunca me he considerado independentista. De hecho, creo que he ido a una Diada en todos mis años en Barcelona.

Hace poco, descubrí esta presentación del libro de Quique Peinado donde estaban Jordi Évole y David Fernández, y descubrí un nuevo término que creo que me autodefine perfectamente. ( a mi, y a ellos 3) Yo me siento barrionalista. de Sants, de la Macarena que ahora me acoge.

No quiero independencia ninguna de esos barrios (bueno, de Sants un poco si, y librarnos de esa losa hipster en que se está convirtiendo Barcelona 😉 ). Pero si que siento un arraigo, una identidad, con ese barrio, con sus fiestas, su carrera de Carretons ( que no me pierdo ni una)…

Bueno, dicho esto…

¿Que pienso de lo que pasa en Catalunya estos días?

Llevo años viendo el Prucés desde la distancia. Y todo y que la independencia nunca ha sido mi prioridad, si que lo es la soberanía de los pueblos. Entonces, cuando vi que el prucés se dirigía a un referéndum, me alegré. Pensé, buena idea. que toda Catalunya pueda decidir su futuro.

Y no por que quiera una independencia de Catalunya, sino por que creo en la democracia directa, participativa, y pienso, que una decisión de ese calado, debe decidirlo la gente.

Patata 1 ¿Y por que no lo decide toda España?

Y aquí, la primera patata punto caliente del escrito… ¿Y por que no lo decide toda España? Pues muy sencillo, por que tampoco votó España en el Brexit o en el referéndum Griego. ¡Pero es que esto afecta a todos los españoles! Y acaso no nos afectan las elecciones de Alemania? o de Grecia o de Inglaterra? El problema aquí, es que las dos españas de Machado, siguen con una visión diferente de España. Unos ven España como un solo pueblo, y otros, vemos muchos pueblos unidos, una mini UE de la península.

La constitución actual, permite las dos lecturas, y esa ambigüedad que hace 40 años no se resolvió, por que había pistolas sobre la mesa de negociación y había temas que no se podían tocar, nos ha llevado al día de hoy.

Patata 2: Las dos Españas y la derrota de la España de las naciones

Y de allí vamos a otra patata caliente… La visión de Una sola España, grande y libre que hace 30-40 años tenia la derecha franquista y mas rancia, ahora es una visión mayoritaria. Y la España federal de Maragall, ha perdido esa batalla ideológica. La caverna mediática lleva años insultando todo lo que no es ESPAÑOL. y desde los pueblos, donde esa identidad plurinacional es mayoritaria, esa visión de la españa grande, nos repele. Y esa visión, que antes solo era de la derecha española, ahora se ha convertido en un mantra en una mayoría social aplastante en este Estado. En la caverna mediática, la no caverna mediática como ElPais, partidos como el PSOE o la misma IU o Podemos. Por suerte, aun quedan voces dentro de Podemos que defienden esa visión plurinacional, pero no todas.

Y esa batalla ideológica que la izquierda ha perdido, hace que el PSOE haya pasado de defender un referéndum en Catalunya o un Estatut en el pasado a defender lo contrario hoy. A día de hoy es impensable que puedan apoyar lo que apoyaban hace tan solo 5-10 años.

Esa batalla ideológica que en España se ha perdido, ha provocado que en Catalunya, la gente se sienta excluida. Aprovechado bien por un nacionalismo catalán, y un independentismo catalán, que ha ganado otra batalla ideológica. Y aquí viene la tercera patata caliente…

 

Patata 3: El independentismo se transforma en sobiranismo. El derecho a decidir

El Independentismo ha sabido hacer de toda la sociedad catalana ( o de la amplia mayoría en la que me incluyo), la reivindicación del derecho a decidir. El derecho a decidir libremente, que tipo de relación queremos con el resto de pueblos.

No se trata de rechazar al otro, de expulsar al charnego ( discurso ya bastante superado en Catalunya desde hace años), no se trata del España nos roba de los Pujol. Se trata de algo más allá. Se trata de que el independentismo nos ha demostrado que tenemos derecho a decidir, y queremos ejercerlo. Como si quiero decidir vivir en España o anexionarme con Francia o Andorra o Valencia ( si Valencia quiere, claro). No se trata de un rechazo a nadie, yo mismo vivo en Andalucía. No se trata de levantar fronteras. Un estado no son sus fronteras, son unas instituciones, un poder de decisión. Yo no quiero fronteras, pero quiero poder decidir, junto a 2 millones de personas en la calle, la relación entre Catalunya y el resto de Europa. Igual que hizo Inglaterra, Escocia, Quebec u otros múltiples ejemplos.

Patata 4: ¡Es que no es legal!

Otra patata caliente, la cuarta. ¡Es que no es legal! Esta es más fácil de desmontar. Legal o no, no deja de ser legítimo que un pueblo, decida su futuro, y mas cuando tienes detrás a miles, millones de personas reclamando ese derecho. Las leyes están para cambiarse. Y si una ley está mal, hay que cambiarla. O desobedecerla igual que hizo Rosa Parks, (topicazo, lo sé) o igual que se consiguieron derechos básicos en Europa. O acaso la Revolución Francesa fue legal? o fue legal la proclamación de la II República?

Ojalá fuera legal el referéndum, y no se tuviera tenido que desobedecer, ojalá fuera pactado con el Estado. Pero si leemos la 2a patata caliente, se entiende que un gobierno del PP que está muy cómodo con el España grande y libre, no quiera negociar en la vida, ni bajo ningún concepto un referéndum de este tipo. Si, ojala tuviéramos una situación distinta, pero esa batalla se perdió hace años cuando se perdió la batalla ideológica de como es españa. Entonces el referéndum es así, o es un referéndum unicornio pactado con un gobierno super progre y respetuoso con las minorías ( que no es el caso, ni se le espera en los próximos ¿20? años).

Patata 5: Fin regimen78 y desborde ciudadano

Y llegamos al miércoles 20 de setiembre de 2017. Donde Rajoy, criticado por no actuar el 9N por la derecha más rancia del Estado que se está apoderando del discurso nacional. Decide enviar policías para invadir Barcelona. En cruceros italianos, como en otros tiempos, eso si, con un toque muy de Berlanga con Piolines que aparecen y desaparecen del puerto de Barcelona.

 

 

Con Estibadores que se niegan a aceptar esos barcos y se ganan la simpatía de la ciudad. Con gente que se hecha a la calle para parar unas detenciones de altos cargos de la Generalitat. Con gente, harta de ver como se entra en imprentas y medios de comunicación. Con gente que paraliza el registro a la sede de un partido político sin orden policial. Bomberos y campesinos que con tractores dicen que van a defender las urnas.

Barcelona, y Catalunya no vio los tanques bajar por la Diagonal, pero vio llegar policía en cruceros y liarla parda. Con actuaciones que rozan o sobrepasan su propia legalidad.

Catalunya no solo vio que el gobierno de España no les dejaba votar, sino que lo iba a impedir a la fuerza, cueste lo que cueste. Ese miércoles, se dinamitaron los pactos de la Moncloa e igual que Rajoy aplicó de facto “el articulo 155”, Catalunya rompió “de facto” con el régimen del 78.

Mi familia, amigos, amigas, estaban casi todos en las calles. Defendiendo algo tan simple y democrático como es, querer votar. Querer abrir un proceso constituyente. Y es que esto ya no va de independencia si, o independencia no, va de represión, de democracia, de votar, de defender unas urnas. Defender una democracia participativa, directa.

Cuando la ANC y Omnium quisieron desconvocar a la gente de las calles, esta no les hizo caso y es que estamos ante una ola, una marea que ha sobrepasado a partidos,y organizaciones clásicas.

Y si, tengo miedo. Tengo miedo cuando escucho a gente cercana en Sevilla decir barbaridades. Cuando veo a policías ser despedidos de Andalucía como héroes que van a la guerra. Tengo miedo en que sociedad vamos a dejar a nuestros hijos e hijas. Tengo miedo cuando veo a fascistas agrediendo a gente o cuando veo que nazis salen del armario y empiezan a tomar las calles todo el Estado.

Tengo miedo de que puedan meter a la cárcel a familiares, amigas y amigos por manifestarse cuando escucho al Fiscal General diciendo que quiere encolomarles el delito de sedición, que son 15 años de cárcel.

También tengo algo de esperanza, de ver amigos, a vecinas, a conocidos en Sevilla, Madrid, u otros puntos de la península salir a la calle contra los atropellos que se están cometiendo en Catalunya. Esperanza al convocar un debate en Sevilla y encontrarme con una Sevilla respetuosa, tolerante, una Andalucía que no defiende el “España antes roja que rota.”

 

Y ante semejante ladrillaco de más de 8000 caracteres, me despido, sobretodo agradecido a quien se lo haya leído y aportado, siempre bajo el respeto, su visión del tema. Los que me conoces, sabéis que me encanta debatir, aunque a veces, empiece a cansarme de este tema y de dar explicaciones.

No hay parada de churros en Urgell esquina Borrell

Estándar

El otro , canturreando en la oficina, de repente me veo cantando la canción popular de “Hi ha una parada de xurros al carrer Urgell cantonada Borrell”

Total, que de repente me remomoro a mi infancia cuando me encantaba la canción y me acordé del dia, que en el coche con mis padres, ibamos por el Eixample y jugabamos a decir el nombre de las calles que ibamos cruzando. Cuando de repente, me doy cuenta. ¡Urgell y Borrell son paralelas!

Mi indignación con la canción perdura a dia de hoy. Total, al dia siguiente, en RNE en las noticias escucho no se que de una canción en francés. Y digo… esta canción me suena de algo y no se de que…

 

 

Efectivamente. Es la misma canción, la musica original que dió lugar a la tradicional catalana parada falsa de churros.  “Tous les garçons et les filles” de F. Handy es el título que he descubierto gracias a este super cancionero de la AEC (Acció Escolta Catalana) https://robaisabo.files.wordpress.com/2011/06/canc3a7oner-aec.pdf

El senyor Ramón, era un violador

Estándar

Ayer, con unas amigas, hablabamos de crianza, de cuentos, villancicos y nanas cuando recordé, un tema que tenia pendiente desde hacia mucho.

¿Que pasa con las letras de las canciones “tradicionales” que les cantamos a los peques? Como padre, me he visto cantando canciones y al analizar la letra digo… osti tu, que chunga!

Ayer todo empezó por la tradición del CagaTió, un tronco al que alimentas para luego pegarle una paliza con un palo para que te cage regalos en navidad. Todo SUPER PEDAGOGICO. A parte de lo escatológico del tema.Pero recordé una canción de mi infancia y que un grupo como Reggae per Xics canta para niños:

El senyor Ramon 
enganya a les criades 
i a les que no ho són 
també moltes vegades. 
Les pobres criades 
quan se’n van al llit, 
tururut, tururut, 
qui gemega ja ha rebut.

Vamos, traducido y simplificado, el tal señor Ramón, es un violador que engaña a las criadas y cuando van a la cama, las fuerza.

Pero no es la única canción, otras tan inocentes como:

El gall i la gallina,
estan en el balcó,
la gallina està dormida
i el gall li fa un petó.
Dolent, dolent, i que dirà la gent?
Que diguin el que vulguin,
que jo ja estic content.

No es una violación, pero es forzar tiene telita. Justifica un acto sexual no consentido diciendo que da igual, yo ya estoy contento.

En fin, ejemplos hay muchos. Pero anoche salieron estos 2 que los tenía en mente desde hace tiempo.

¿Conocéis más casos?

12-O, #nadaquecelebrar

Estándar

Personalmente no tengo nada en contra de España,  pero tengo que reconocer que sus símbolos patrios me chirrían un poco.  

Quizás el echo de que sean los mismos que los símbolos de la dictadura de Franco tiene algo que ver.  

Quizás si con la democracia hubieran vuelto los símbolos democràticament escogidos en la República,  ahora no tendría ese problema. 

Pero en el fondo,  creo que mi principal motivo de repulsa es el 12-O. 

Y aunque me parezca mal celebrar una colonización que mato a miles de indígenas,  mi principal rechazo viene de mi infancia. 

He crecido viendo como unos energúmenos neonazis,  aprovechaban esa fecha para reunirse en mi barrio,  Sants y hacer un homenaje a la bandera que acababan cantando el cara el sol y saliendo de “caza”  por la ciudad. 

He crecido,  con un 12-O donde no saliia a la calle a jugar. Donde si te acercaban a la estación de Sants,  te podías encontrar a neonazis con bates de béisbol,  cadenas.

He crecido en un 12-O donde la policía invadía mi barrio y pegaba y detenía a antifascistas. 

Que queréis que os diga,  con esa infancia…  ¿Como queréis que celebre vuestro día patrio? ¿Como queréis que sienta los colores de una bandera como propia? 

#2MUN2, un concierto de obligada asistencia

Estándar

Un año más, y ya van 9, Crecer Cantando me ha sorprendido con un concierto. En estos nueve años, la puesta en escena, lo bien que cantan los chicos y chicas del coro y la majestuosidad de ver a 120 coristas menores de edad, me ponían los pelos de punta. Además, en estos nueve años, han ido buscando un repertorio entre canciones conocidas y canciones de otros lugares del mundo, cada cual mas bonita.

La esencia de Crecer Cantando, como público, era ver disfrutar a esos 120 adolescentes. Ver el buen rollo que transmitían y alucinar al ver como coreaban una cancion de Michael Jackson seguida de una de Lluís Llach sin que dejara de tener sentido en el proseguir del concierto.

Este año, sin embargo, han decidido arriesgar. Cuando a principio de curso Javi me contaba la idea, me pareció muy atrevida. Iba a componer canciones propias para el coro. Con poemas de Carmen Gil y la música original suya. Pensé, después de ver a 1.800 personas vibrar con el Carnaval de Celia Cruz en la Maestranza, que iba a ser un cambio importante.

El pasado jueves 6 de octubre del 2016, llegó el concierto de este año a Sevilla. En un escenario más modesto, el Teatro Central, pero con dos días de representación. Yo fuí el jueves, el primer dia.

#2MUN2 es un espectáculo que hay que vivirlo, como todos los conciertos de Crecer Cantando. La puesta en escena, el director bailando, las coreografías, los videos, todo está muy cuidado. No solo son 11 canciones, es una puesta en escena.

Este concierto, antes de cada canción, aparecía Carmen Gil en el escenario, en un video, o de alguna forma, recitando su poema. Eso hacía que el público, se supiera ya la letra al cantarla el coro y suplia la emoción de otros años al reconocer canciones más que conocidas.

En las primeras canciones, aluciné con la música compuesta por Javi ( si, es amigo mio, pero eso no quita mi sorpresa). A medida que avanzaba el concierto, mientras escuchaba el poema de Carmen Gil, estaba deseoso de ver con que nos sorprendía Javi con su música.

Y es que canciones como A contracorriente, El bazar perfecto, Fuera la monotonía o “Superman o supergirl”, me parecieron verdaderas obras de arte. No solo por la letra, sino por la música, por ver a Luis dirigir bailando, por ver la cara de disfrute de los adolescentes, y por como me llegaba y llenaba la música compuesta por un gran amigo. Además el grupo de bailarines ayudaba a hacer el concierto una obra completa. global, hermosa.

Algunas letras me llegaron. Otras música me pusieron los pelos de punta de la emoción. Sin duda alguna, cada una de las piezas me aportó algo. Destacando sobre todo las que he mencionado antes que personalmente me marcaron. Escuchar al coro pronunciar boomerang y notar como sus palabras dan la vuelta al escenario de forma sonora es una experiencia increíble.

Luego al llegar a casa, escaneo el código QR que venia en el programa y me encuentro este pdf con las letras y notas del compositor. Me río al leer cosas escritas por Javi que pensé mientras escuchaba sus canciones.

Y como todos los años, la puesta en escena, la calidad de este coro, es increible. Cantar mientras bailan, hacen coreografias totalmente acompasados y ver su felicidad, hace que todo el Teatro Central, desde la primera a la penultima fila donde estaba vibrara, se emocionara y sintiera la felicidad de estos adolescentes, que han encontrado en el Coro, un lugar de crecimiento personal y aprendizaje increible. Quiero tener otra vez 12 años para poder participar de ese coro, con profesores como Gus, Javi o los demás.

La pena más grande es que este concierto no vaya por todas las ciudades de este país y este mundo, que como dice galeano, a veces parece estar del revés. El mensaje de esperanza, amor y la sensibilidad que desprende debería ser una asignatura obligatoria en nuestro sistema educativo.

La revolución de las ampas

Estándar

Gente que en los últimos años hemos estado implicados en los movimientos sociales de base,  ahora nos encontramos en distintas Ampas de todo el estado.  Desde la marea groga de Catalunya,  a las protestas por la sombra del arias montano en Sevilla.

Supongo,  que es una evolución natural,  una regeneración,  tanto de Ampas,  como de activistas.

Las que antes cubriamos con comunicados y noticias corralas,  desahucios,  ocupaciones,  masas críticas,  de repente nos vemos en Ampas movilizando y trabajando con  una comunidad,  que extrapasa toda capa de cebolla militante que te puedas imaginar.

Mi experiencia ha sido brutal.  La campaña por la Sombra no sólo ha tenido una repercusión más elevada de lo esperado,  sino que hemos incorporado elementos de originalidad,  propias más de movimientos sociales de otro cáliz donde provengo.

Pero el Ampa,  no ha sido la primera experiencia.  La movilización de crecer cantando con el juego de robos el año pasado o las protestas ante el primark por no dejar amamantar a un bebé,  son ejemplos de esa evolución en las luchas de este activista que escribe.

Hay que extrapolar las herramientas pre y post 15m a otros movimientos sociales a los que normalmente no llegábamos desde centros sociales y plazas.

Las cebollas se abren de una forma espectacular. Los medios te hacen caso,  incluso mandan unidades móviles de televisión.

Pero no sólo se abre la cebolla para llegar a más gente,  tb la realidad de una sociedad plural te revienta en la cara.  Fiestas de cole  con reggaeton horrible en lugar de reaggae , o Ricky Martín en lugar de Silvio Rodríguez.

La sociedad es plural,  y una buena muestra de esa pluralidad,  la puedes encontrar en un cole público en medio de la Macarena.

Encantado de aprender en estos nuevos retos activistas. Aunque a veces,  me veo siguiendo la estela de mi padre de una forma demasiado parecida.

Sostenibilidad humana

Estándar

Este sabado, dentro de la celebración del aniversario de La Burxa ( 18 añicos y 200 numeros que se dicen pronto), hubo una mesa redonda con varios medios. Entre ellos, el Masala de Ciutat Vella y la Directa. Ambos, destacaron un concepto que aunque conocia, no le ponia nombre.

Cuando se hablaba de sostenibilidad económica de los distintos proyectos, enfatizaron en la necesidad de la sostenibilidad humana. Del como convertir un proyecto comunicativo, en algo sostenible humanamente. Enfatizando en el cuidado de sus integrantes.

Ese concepto, que a veces, en muchos proyectos no se cuida ni se tiene en cuenta. Siempre miramos la cartera, pero muchas veces nos olvidamos de mirar a las compas que tenemos alrededor. Los cuidados son y deben ser prioritarios. Sin cuidados, sin estar bien, no se puede comunicar nada.

Y esto sirve no solo para proyectos comunicativos como La Burxa, Masala, Pesol Negre, FotoMovimiento, La Directa o Critic ( presentes en la mesa), sino para todo proyecto que quieras tirar para adelante.

No podemos criticar el látigo del empresaurus y luego en nuestros proyectos quemar al personal, explotar nuestra vida social para cambiar un mundo que no nos gusta. Sin predicar con el ejemplo, no hay cambio que valga.

Una gran mesa redonda donde salieron conceptos muy interesantes y puse cara a gente muy muy potente.

Ayer al volver al sur, me encontré con las compas de otro proyecto sureño, donde precisamente, estubimos todo el dia cuidando (o por lo menos intentandolo) esa sostenibilidad humana tan necesaria en estos tiempos. Es fácil hacer numeros y mantener la economia de un proyecto, pero que dificil es esta otra sostenibilidad a la que no nos tiene acostumbrados este capitalismo boraz de mierda.